Historias de astrónomos aficionados: Marta Pérez Díez

por Marta Pérez Díez, miembro de OSAE

La astronomía forma parte de nuestra sociedad desde hace mucho tiempo. Este fascinante mundo que la naturaleza nos ofrece ha despertado un gran interés de una gran parte de nuestro planeta, sobre todo de un determinado grupo de gente (profesionales y aficionados), que han querido “acercarse más a ella” de muchas maneras:

  • La observación a simple vista (a veces con la ayuda de un planisferio).
  • Escribiendo o leyendo libros a todos los niveles y para todos los públicos.
  • El invento de binoculares, telescopios, prismáticos… que nos permiten observar objetos imposibles de identificar a simple vista.
  • La creatividad humana, dando lugar a la construcción de relojes de arena, cohetes de agua, trajes de astronauta, astros de papel que se iluminan en la oscuridad…
  • La tecnología también ha querido sumarse a la astronomía enviando sondas a distintos planetas, los documentales astronómicos de la televisión.
  • Los cohetes espaciales o la I.S.S., que han permitido el viaje de muchos astronautas para ver desde cerca el espacio y analizar o estudiar todo su entorno, un sueño que probablemente tenían desde niños.

Incluso un avión público puede servir también para disfrutar de un eclipse solar. Por internet podemos adquirir toda la información que queramos. Podemos contar con Stellarium que nos permite observar el cielo de forma virtual, cuando el tiempo nos lo impide de manera natural, o, incluso, nos puede ayudar a buscar objetos en medio de una noche despejada. La astrofotografía también nos facilita los detalles del cielo profundo.

Cuenta la leyenda que, para algunos de nuestros antepasados, las estrellas son “los ojos de una gran multitud de criaturas” que se resisten a nacer. Para otros “los ojos de personas ya fallecidas” que nos observan desde el cielo. Otros prefiriendo darles formas a cada grupo de constelaciones en el cielo y ponerles nombres, en homenaje a sus dioses.

Mi afición comenzó durante mi infancia. En pleno campo y en medio de un maravilloso cielo despejado, me concentré observando esos puntos luminosos que me fascinaban. Un adulto me vio tan entusiasmada, que se me acercó y me señaló la Osa Mayor; me puse muy contenta, ya que es la única constelación que conocía desde niña. Se la identifica por la forma de un “carro”, aunque hay quien dice que es una “sartén”; las tres estrellas que forman la cola sería el “mango de esa sartén”. A partir de entonces me dedicaba a observar las estrellas a simple vista cuando tenía alguna ocasión. Al mismo tiempo, ardía en deseos de encontrar a alguien que me lo explicara y con quien compartirlo y así fue. Fui a visitar con él “el Cielo de Salamanca”, en el Patio de Escuelas Menores. Ambos quedamos encantados; él por mis preguntas y yo por sus respuestas. Me habló de una guía del cielo que se publica cada año. Explica muy bien los acontecimientos astronómicos y los movimientos y posiciones de los astros durante todo el año. Por el módico precio de seis euros me puso al día de todo lo que acontecía a partir del año 2005. Poco a poco mi afición fue aumentando.

Salí con él una noche para observar el cielo a simple vista. Puso a prueba mi vista para comprobar si era capaz de encontrar una estrella doble en la Osa Mayor. Tardé unos minutos en encontrarla pero lo conseguí. Se dio cuenta de que mi vista estaba perfecta y se quedó muy asombrado. Aquella prueba me recordó la leyenda del arquero, que en los tiempos de algunas culturas amerindias, poder distinguir estas dos estrellas era un requisito para ser responsable de la guardia personal de la tribu, leyenda que él me contó cuando yo le pregunté, qué quería decir con lo de “tú serías un buen arquero”. Al principio, me resultó muy costoso encontrar, no sólo Mizar y Alcor, sino también las constelaciones a simple vista, pero armándome de paciencia es como las encontré poco a
poco. Los especialistas recomiendan alejarse a unos veinte kilómetros de la ciudad para que la retina se acostumbre a la oscuridad e identifique los objetos.

Dos años más tarde nos incorporamos a la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio, más conocida como OSAE. A partir de ese momento mis conocimientos astronómicos fueron aumentando gracias a nuestras salidas, a las charlas que preparamos en las reuniones y a las actividades, públicas o privadas, que siempre han sido un gran éxito.

Durante el año académico, 2010/2011, por motivos laborales, estuve en Gijón. Allí pude continuar con esta actividad gracias a una asociación llamada “Omega”. Se fundó en el año 1981 y cuenta con un gran número de socios, tienen sede propia y un observatorio, llamado Deva, porque está situado en el monte Deva, a unos catorce kilómetros de la ciudad. Subíamos sobre las once de la noche, cuando las nubes nos daban una tregua. De lo contrario, nos veíamos todos los viernes de 20 a 22 h y preparábamos charlas. El observatorio tiene un aforo para unas 15 personas aproximadamente. Era otra manera diferente de disfrutar el firmamento. El observatorio se podía girar según la ubicación del objeto que se quisiera observar. Dispone de un telescopio fijo donde me enseñaron a hacer fotos, además de disfrutar del cielo profundo. No me hizo falta llevar mi equipo, ya que disponían de unos binoculares grandes que me prestaban siempre; algunos llevaban los suyos propios. El entonces presidente me explicó cómo localizaba los cometas por ordenador y a través de su equipo. Me enseñaron a localizar nebulosas, cúmulos abiertos y galaxias a través de los binoculares y un buen libro dedicado a ello.

Durante el verano disfrutamos del sonido del “chotacabras”, un ave que nos relajaba aún más y que nos recordaba que estábamos en plena naturaleza. Lo mejor de aquel año es que coincidí con la celebración del treinta aniversario de la asociación. Se celebró en las afueras de la ciudad, éramos al menos, unas cien personas. Tuve la gran oportunidad de conocer gente y de intercambiar nuestra afición a esta actividad, además de otras aficiones. Ahora sigo el contacto con ellos y este año los vi el 13 de julio. Nos alegramos un montón y me llevaron al observatorio para recordar viejos tiempos. Me sacaron una foto dentro del mismo observatorio y ahora la guardo de recuerdo.

Al igual que nosotros, hacen actividades públicas y privadas y no se olvidan de la observación lunar, que coincide con nuestra fecha. Me puse muy contenta cuando me mandaron el programa de la Noche Internacional de la Observación de la Luna (InOMN), aunque no pudiera ir. Nosotros la solemos hacer en la Plaza Mayor o en la de la Concordia. La gente cree que es una foto cuando la ven y a veces, bromeamos preguntando si han visto el astronauta, la huella de los que pisaron la Luna o la bandera de los Estados Unidos. Me alegré mucho de ir a Peñaranda de Bracamonte el 16/11/2018 a observar la Luna con un grupo de gente de ASPACE. Sus cuidadores nos invitaron a un chocolate con bizcochos, para combatir un poco el frío. Las nubes nos dieron una tregua de al menos una hora y media. Lo que más me gustó fue poder adaptar mi telescopio a la altura de los niños, sobre todo, a la de una mujer mayor, que postrada en su silla de ruedas, nos dio a entender, a través de su cara y sus gestos, lo mucho que le había gustado observarla por el telescopio, una imagen que muestra una gran diferencia entre verla por telescopio y a simple vista. Nos dieron las gracias por todo y yo volví muy contenta a Salamanca.

Ahora dispongo de una bola giratoria con las constelaciones y sus nombres, para repasar mi nivel de principiante y explicárselo a gente de mi entorno que está interesada en ello.
Uno de estos amigos ya me ha propuesto ir a la explanada de la Ermita de Nuestra Señora del Cueto (Salamanca) para conocer la astronomía a simple vista.

Lo haremos próximamente…

 

2013_04_20_03598

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s